Miles de personas se dieron cita en Madrid el pasado 30 de septiembre para celebrar el Día Internacional de las Personas Sordas, y participar en una marcha para reivindicar que la lengua de signos es un derecho humano y fundamental. 

 

Compartir: